¡Buenas! Estoy emocionada porque justo hoy  hace un año lancé mi web y sus boletines, el día 16 de agosto de 2016. ¡Es mi cumple-web!
Un año ya de compartir todo eso que voy encontrando y que a mí me sirve para vivir mejor, para vivir con pasión.
¡Me declaro una enamorada de la vida! Me declaro una apasionada del milagro y a la vez misterio de la vida.
Ninguno de nosotros sabe lo que va a suceder mañana, pero sí sabemos que hoy, o mejor dicho, que en este instante estamos aquí respirando, sintiendo, siendo conscientes… o inconscientes, pero existiendo aquí y ahora.
Como es mi cumple-web, estoy emocionada y así lo siento, voy a hacerte un regalo, voy a regalarte una técnica que aprendí en la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal donde me formé como Terapeuta.
Es una técnica que siempre tengo “a mano” y a la que doy mucha utilidad, tanto para enseñársela a mis clientes como para conmigo mí misma.
Se llama técnica de 40 respiraciones conscientes. 
Se trata de acompañar a la respiración en su ascenso y descenso, sintiendo y percibiendo tanto las sensaciones corporales como los pensamientos que circulan mientras dura el ejecicio.
Vas a contar 40 respiraciones completas (inhalando y exhalando por la nariz si es posible).  Se entiende por respiración completa, el proceso que incluye inhalación y exhalación.
Para contar fácilmente cada respiración numera interiormente cada una en el momento en que te encuentras soltando el aire… procede lentamente a exhalar: unoooo… dooooooossssss… tressssssss… vaciándote totalmente.
La cantidad de aire que inhales depende de cada persona, pero es recomendable que inicialmente procedas a inhalar un poco más de aire de lo que tomarías de manera natural y de esta forma alargues también el tiempo dedicado a la exhalación sintiendo mientras te vacías que también disuelves las tensiones acumuladas en el cuerpo.
Es posible que durante el comienzo del ejercicio sientas que se agolpan los pensamientos pendientes y que tu conciencia se vea invadida por algún contenido que te cause cierta ansiedad…, no importa… permite que aflore y sigue adelante observándolo… observando no sólo que tu mente es capaz de estar atenta a la numeración 1,2,3,4……40 sino que además permanece consciente de pensamientos y sensaciones que simultáneamente caben en el espectro de tu “darte cuenta”.
Si te despistas durante el ejercicio, no pasa nada, lo importante es darte cuenta de que te has despistado. Inmediatamente vuelves al número en el que crees que te despistaste… por ejemplo el 11 y desde ahí sigues respirando y contando hasta el 40.    Cada “desantención observada” supone un pequeño despertar del “sueño” en el que vivimos habitualmente al pensar sin parar.
Se trata de ser “espectadores” de lo que hay en nosotros. Te puede imaginar sentado a la orilla de un río (la conciencia testigo)  mientras pasan troncos flotando en la corriente (los pensamientos). Troncos que, como vienen se van, apareciendo y desapareciendo en la pantalla de la conciencia, al igual que nuestros pensamientos que como vienen se van, sin que por ello te identifiques con los mismos.
Es posible que encuentres resistencias a realizar este ejercicio: no tengo tiempo, me pongo nervioso… Es normal, estamos acostumbrados a la acción, a la adicción al pensamiento y a no parar. Pero aún con todo esto, te animo a que lo pruebes y practiques.
Te pongo aquí algunos de los beneficios de esta práctica:
– Favorece el mantenimiento del enfoque de la atención.
– Expande la capacidad de observar pensamientos y sensaciones.
– Entrena en la vivencia del presente.
– Favorece el darse cuenta de la impermanencia de todo lo que percibimos.
– Adecuado para desviar la atención de miedos o dolos en las pérdidas.
– Adecuado para personas que se abren por primera vez a su mundo interno.
– Adecuado para calmar la ansiedad y el estrés.
– Adecuado para influir en el inconsciente cambiando la visión negativa y actitudes pesimistas.
– Fácil de transmitir y fácil de aprender a utilizarlo.
– Recomendable al levantarse cada mañana y en los momentos de crisis o dolor físico y emocional.
– La duración aproximada es de 8 a 10 minutos. ¡Ya no puedes poner el tiempo como excusa ;)!
Share