Más allá de la imagen…

En este post te comparto este texto que lo dice todo, del libro de Jeff Foster “Enamórate del lugar en que estás”, página 58:

“Encuentro verdad en lo que sea que alguien diga sobre mí. De este modo, nadie puede ser mi enemigo psicológico. Llámame fraude; lo puedo encontrar en mí. LLámame mentiroso; lo puedo ser. LLámame un tremendo fracaso; no digo que no. LLámame irracional, irresponsable, ignorante, iluso, lleno de ego, totalmente desprovisto de iluminación, el peor ser del mundo, que puedo encontrar todo esto.

Como tú, soy un ilimitado océano de consciencia, siempre presente y por siempre libre. Y cada pensamiento, sensación, sentimiento, imagen, sueño, sonido u olor; cada apariencia frágil, tenue, transitoria y bella va y viene como una ola en mi regazo interminable. En calidad de consciencia, no tengo nada que ocultar, nada que perder, ninguna imagen que proteger y nada que defender, desde el momento en que nada puede amenazar lo que soy.

Todo baila en mi presencia.

Toda posible faceta de la experiencia está disponible para mí; se halla vista y sostenida en lo que soy. Así estoy profundamente conectado con toda la humanidad y con lo que hay más allá de ella. Este reconocimiento es en verdad el final de la guerra, el final de la protección del espejismo que llamo “yo”, el final de la defensa de lo falso.

La próxima vez que te sientas provocado por la opinión que alguien tenga de ti, pregúntate esto: “¿Qué estoy defendiendo? ¿Una imagen de mi mismo? Si puedo ser consciente de esta imagen en este momento, ¿puede ser realmente quién soy?”. Esta indagación es la clave de una paz inimaginable.

Sé agradecido con todos quienes alguna vez te han ofrecido algún tipo de opinión honesta. Son tus gurús, todos y cada uno de ellos”.


Gracias Jeff, por este texto tan inspirador.

Sí, acepto, soy todo eso que dices. Sí, acepto que puedes tener razón. Sí, acepto que lo hago mal. Sí, acepto que me equivoco. Sí, acepto que tengo miedo. Sí, acepto mi inseguridad. Sí, acepto que no sé. Sí, acepto que soy irresponsable. Sí, acepto que soy impulsiva. Sí, acepto que puedo ser todo eso…  Sí, acepto, acepto, acepto… cualquier cosa que puedas decir de mí.

Cuando dejamos de esforzarnos por mantener una imagen, nos liberamos…,  cuando aceptamos que en nosotros cabe todo, nos liberamos…, cuando aceptamos que podemos ser todas esas etiquetas, pero a la vez todas esas etiquetas no es lo que en el fondo somos…,  nos liberamos. ¡No hay nada que defender ni proteger!

¿Y cuántas veces funcionamos así? ¡Nunca! Siempre respondemos, reaccionamos con una injuria mayor, nos justificamos, protegemos, autoafirmamos, defendemos nuestra verdad, nuestra posición… No aceptamos lo que el otro “nos sugiere”, no le tenemos en cuenta, porque la emoción de rabia, ira, importancia personal, de sentirnos agredidos, nos impide ver más allá.

¿Cuántas veces cuándo “se meten” con nosotros damos las GRACIAS, cuántas veces cuando nos señalan algo que no nos gusta nos ponemos a la defensiva, cuántas veces reaccionamos con respuestas del tipo “y tú….más…, y tú…, también…, y tú, qué… ? ¿Cuántas veces sacamos a la luz “trapos sucios” del otro cuando nos saca los nuestros? ¿Cuántas veces rompemos relaciones con personas que nos dicen lo que no nos gusta oír?

ACEPTA. Y LIBÉRATE. 

 

 

Escribo este post en la semana en la que es el Día Internacional de la mujer.

El Día Internacional de la Mujer, antes llamado Día de la Mujer Trabajadora, debido la decisión de la ONU de institucionalizarlo en 1975,1​ conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. Se celebra el día 8 de marzo. (definición según la Wikipedia).

Sí, somos ´vulnerables, impredecibles, cambiantes, sentimentales, mandonas, brujas, manipuladoras, dramáticas, locas, frías, putas, lobas, rebeldes, mojigatas…  Pero también somos fuertes, sensibles, cariñosas, guerreras, amorosas, sexys,hermosas, sinceras, trabajadoras, artistas, inteligentes, responsables, leales, dulces, luchadoras… y todo lo que tú quieras añadir aquí.

Exactamente igual que tú (si eres hombre y estás leyendo esto). En todos nosotros está todo y cabe todo, como dice Jeff… Y así está bien…

¡QUE VIVAN LAS MUJERES!

¡QUE VIVAN TODAS ESAS MUJERES QUE HAN CONSEGUIDO LO QUE TENEMOS HOY!

¡QUE VIVAN TODAS ESAS MUJERES QUE ESTÁN LUCHANDO POR LO QUE TENDREMOS MAÑANA!

¡Y QUE VIVA EL AMOR!

Que este amor con mayúsculas sea el que vaya conquistando nuestro mundo. Porque desde ahí, todo sería mucho más fácil.

¡FELIZ DÍA 8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER!

Share