¿Qué te inquieta hoy? ¿Qué hay dentro de ti que no te deja vivir en paz? ¿Hacia dónde te llevan tus pensamientos? ¿Cuáles son los pensamientos repetitivos que tienes hoy dentro de ti? ¿A qué le estás dando vueltas últimamente? ¿Cuán diferente es tu vida actual de la vida “ideal” a la que tu mente te lleva?

Me gustaría que reflexionaras unos instantes y contestaras a estas preguntas.

Como puedes ver, nuestra mente nos lleva continuamente a crear separación. Existe una separación entre nuestro momento y lo ideal para nosotros. Creemos que ahora, en este mismo instante, nos falta algo, no somos completos ni enteros, estamos siempre pensando en algo y con el foco “fuera”, en ese problema, en ese proyecto, en esa mejora, en ese “algo” que nos traerá la felicidad que ahora no tenemos.

Muchos de nosotros sabemos que la felicidad es un estado mental que está dentro, sí, claro que lo sabemos, y no solo a nivel mental, sino que lo experimentamos a menudo. Pero también a menudo nos dejamos arrastrar, entramos en piloto automático y se nos olvida.

-Quiero conseguir el equilibrio. Quiero estar en paz. Quiero ser feliz. La felicidad está dentro. Etc..

– ¡Olvídate de todas estas cosas! La mente monta todas estas complicaciones. Siempre quiere más y más. Nunca está satisfecha. Tantos pensamientos, deseos, proyecciones, la cosa no acaba nunca. ¡La panza de los deseos nunca se llena! En primer lugar, conoce tu verdadero Ser y el resto no te inquietará.

Mooji, de su libro “Antes de Yo Soy”.

Por eso, este post. Porque quiero recordarme y recordarte que la felicidad no está en ningún sitio. Que nada externo nos va a traer la paz que no tengamos en este momento. Puedes estar pensando: “Beatriz…es que yo tengo un problema gordo de dinero, salud, amor…y es normal que me sienta así, estoy convencido de que cuando se solucione, mi vida mejorará”. Por supuesto que sí, tu vida mejorará en ese área y subirás “un escalón”…, pero enseguida aparecerá otra nueva cosa “a resolver”, otro nuevo escalón al que subir, otro nuevo reto que conseguir. Y esto es genial…por un lado porque la vida es movimiento y progreso, pero por otro lado,  nos trae mucha infelicidad porque nos impide ver nuestro ahora.

El futuro nubla nuestro presente. Se nos nubla la visión y no vemos lo que tenemos delante de nuestras narices. No vemos que estamos vivos, no vemos lo que somos, no vemos que tenemos mucho que agradecer hoy, no vemos que aquí y ahora todo está bien y que hay todo un universo confabulando para que la realidad sea así, no vemos que la vida está llena de milagros, de pistas, de señales que nos guían, no vemos la cantidad de momentos que tenemos a lo largo del día para poder sentirnos bien, para poder sentir plenitud, vida, alegría. El futuro (o también el pasado), todos estos pensamientos acerca de…, es lo que nos nubla, nos hipnotiza y nos impide ver con claridad, nos impiden ver en el día de hoy.

– A veces, la mente sopla como un tornado. ¿Cómo puedo calmarla? Parece imposible. Ni siquiera la meditación ayuda.

– Aunque el viento se convierta en un tornado, ¿cómo podría afectar o alterar el espacio? ¡Contempla esto! Tú meditas y haces todo tipo de cosas para aquietar tu mente. Déjame preguntarte: ¿Es el espacio más como el espacio cuando no sopla el viento?

Saber esto es liberarse de los esfuerzos ilusorios por controlar el viento-mente. Sé espacio, y deja que la mente deambule donde quiera. Permanece como la conciencia siempre presente. Conocer y entender la mente es trascenderla. Mente es viento y ola, Ser es océano y espacio. Identifica el “yo” con el océano, como espacio, no como ola ni como viento, e instantáneamente estás fuera de la trampa del “yo”. Aún mejor, no te identifiques con nada y permanece como eres.

 

“Intentar detener la mente es como intentar detener el viento, vestido de cometa”. 

 

Mooji, “Antes de Yo soy”

 

Nunca estamos contentos 100%. Nunca estamos conformes. Siempre hay algo que nos falta para sentir plenitud. Parece que siempre estamos a un paso, a dos, a tres de nuestro “yo ideal” o de nuestra “vida ideal”.

Escribo este post para recordarme y para recordarte que todo esto del progreso continuo, de la mejora continua está muy bien, que es una necesidad humana, que es toda una filosofía de vida, una muy buena que sí lleva a vivir una vida plena y abundante y que por supuesto, conformarse, quedarse en la zona de confort, no entregarse a la vida miedos no va a traer felicidad. Pero con OJO.

Con ojo a cómo te sientes hoy. Con ojo a quién eres en realidad. Con atención plena a cómo te sientes hoy y cómo estás gestionando tu día a día, tu aquí y ahora hoy. ¿Sólo vives en el futuro? ¿En el pasado? ¿O vives en el presente disfrutando y entregándote mientras te expandes, creces y te desarrollas?  Esta es la mejor opción. Disfrutar de todo el camino mientras vas ascendiendo a la montaña. Pero aprendiendo a sentirte pleno hoy y con paz ahora.

Sé natural, sé tú mismo en toda situación con todo, ¡estáte a gusto con todo! Vive en ese estado de desapego sin esfuerzo. No hay interés ni desinterés.

Mooji, “Antes de Yo soy”

Ser natural, auténtica, coherente con lo que soy, vivir con presencia, con aceptación de lo que es se ha convertido en mi objetivo vital. No fingir nada (y con esto no estoy diciendo que no crea en el dicho: “Finge hasta transformarte…porque a veces si es necesario “fingir” para poder crecer).  Hacer caso a mi anhelo de unificación. que como dice Enrique Martínez Lozano, dentro de cada uno de nosotros existe, y es ese anhelo de coherencia, de ser uno con lo que somos y de sentir que lo que somos, decimos, pensamos y hacemos concuerda.

“Tener capacidad de moverse por la vida con una conciencia cristalina y vivir plenamente nuestras experiencias… “

“La causa de la frustación humana y de la ansiedad cotidiana es nuestra tendencia a vivir pensando en el futuro, lo cual es una abstracción, y nuestra forma principal de no estar presentes es abandonando el cuerpo y recluyéndonos en la mente: esa caldera hirviente de pensamientos calculadores y autoevaluadores, predicciones, ansiedad, juicios y de incesantes metaexperiencias sobre la propia experiencia”.    Alan Watts.

¿Y qué pasa dentro de ti? ¿Cuáles son tus inquietudes? ¿Cuáles son tus anhelos? ¿Tus objetivos “sanos” y no tan “sanos”? ¿Sientes paz en tu vida? ¿Sientes que estás donde tienes que estar? ¿Sientes que te estás entregando a la vida? ¿Sientes que vives desde la autenticidad, que vives en coherencia y alineado con lo que eres? ¿O algo algo que te inquieta? ¿Hay algo que se lleva tu atención y tu energía en el día de hoy?

Share