ENCUENTROS CON ALMA

¿Qué es eso que te vas a llevar cuando te toque abandonar este mundo? Amor, experiencias, vivencias, encuentros, risas, lágrimas, emociones…   Desde hace algún tiempo, es lo que trato de “acumular” en mi mochila, porque nunca se sabe cuando nos va a tocar partir…

“Invierte en aquello que un naufragio no te pueda arrebatar”.  Eleanor Roosevelt

En esa acumulación de vivencias se encuentra lo que te voy a contar a continuación. Hace unos días tuve el privilegio, gracias a un buen amigo mío, de encontrarme con una de esas personas sencillas, pero a la vez muy grandes, con una de esas personas que difunden amor, con una de esas personas que no dejan, como dice la madre Teresa de Calcuta, que nadie se aleje de ellos sin ser un poco más feliz, con una de esas personas que te señalan de la manera más natural allá donde tienes que mirar, con una de esas personas llenas de bondad y sabiduría y cero importancia personal. Te estoy hablando de uno de los monjes del monasterio de Santo Domingo de Silos en Burgos, que por el momento no te voy a decir su nombre para preservar su intimidad.

Llegué a Silos el domingo por la mañana, para hacer una visita a un buen amigo mío, que es habitual de su hospedería y también para asistir a la misa de canto gregoriano.

La vida del monje es  “una plasmación de la fraternidad universal”. 

En su página web dicen:   “Venidos de diferentes lugares, edades y condiciones sociales, queremos formar una verdadera familia que reza y trabaja en unidad, llevando en nuestro corazón las angustias, los anhelos y las esperanzas de todos los hombres. El monje es aquel que separado de todos está unido a todos, decía ya en el siglo IV Evagrio Póntico.

Avanzamos, en expresión de San Benito, por el camino del Evangelio con el deseo de que todos los hombres caminen a la luz de Cristo. Con nuestras miserias y pecados, pero también con nuestra ilusión, queremos no anteponer nada al amor de Cristo, en frase también de San Benito, a fin de que Dios sea en todo glorificado”.

Me entusiasmó el ritual de la misa, hacen que sea algo “especial”. Cada uno de ellos tiene su función, todo fluye de una manera perfecta y armónica. No importa si eres católico, budista, ateo…o lo que seas…, cuando tratas de ver el tesoro hacia el que el mapa te indica “da igual” el tipo de mapa que utilices.

De la misa me quedé con tres palabras, tres palabras que se refieren a tres valores a cultivar para vivir de una manera más plena: JUSTICIA, PAZ y AMOR.

Te animo a que lo visites para impregnarte de la paz, de la armonía, del aroma, del momento, del ser… , es como si se parara el tiempo y allí no hubiera nada más…

Después de la misa tuve el privilegio como te decía al comienzo de poder hablar de manera íntima con uno de sus monjes. La verdad es que siempre he tenido un montón de inquietudes existenciales y no me cierro a ningún “mapa”… Soy una “buscadora” incansable… , me gusta encontrar respuestas y escuchar a personas que siento o creo que las tienen.

Este monje fue también un buscador y tras muchas experiencias y vivencias de todo tipo encontró el sentido y propósito de su vida en Silos. No te voy a compartir detalles personales y de lo que llevó a hacerse monje y quedarse en el monasterio, porque eso es algo de él y no le he pedido permiso para hablar sobre ello, pero sí de todo lo que a mi me llegó y que estoy poniendo en práctica para vivir mejor, con más paz y serenidad. Lo que te cuento no son palabras textuales, es mi percepción y con lo que yo “me quedé” de la distendida conversación que mantuvimos.

Aquí te va un breve resumen de “mi experiencia”:

La vida no se trata de conseguir nada, no se trata de hacer tanto, no se trata de tener mucho éxito y mucho dinero. Puedes tener mucho de todo ello, pero nada de ello te va a hacer feliz. Nada externo te va a dar felicidad. En tu interior, seguirás estando vacío, triste, melancólico…   Todos esos sentimientos lo único a lo que te invitan es hacia la interiorización, hacia el silencio, hacia el viaje hacia tu interior. Solo mirando hacia dentro, cultivando esa parte espiritual, iniciando un camino espiritual es que uno puede tener plenitud.   Este camino espiritual, es el camino que va a permitir una profunda transformación interior, un “experimentar a Dios”.  Dios no es “lo que nos cuentan”, ese señor de barba que está en los cielos para juzgar a los malos y bendecir a los buenos.

“Deja de ser el centro de tu vida”.  Cuando cambias el foco, y tú te quitas de en medio, tu vida cambia, y todo empieza a funcionar de otra manera.

“Reza, pide, habla con Dios”.  Esto relaja, disminuye el estrés de tener que ser uno el que se cree omnipotente y tiene que hacerlo todo, solucionarlo todo, crearlo todo…

“Sé sencillo”. La vida sencilla ayuda a vivir con paz.   Añado aquí palabras de otro “maestro” que a mí me inspira, Osho, del que ya te he compartido textos en otras ocasiones. “Ser sencillo significa un cambio de la cabeza al corazón”. La mente es muy astuta, jamás es sencilla.  El corazón nunca es astuto, siempre es sencillo. Ser sencillo significa un cambio de la cabeza al corazón.  Vivimos a través de la cabeza. Por eso nuestra vida no para de complicarse más y más, como un rompecabezas.  Vivid más desde el corazón. Sentid más, pensad menos, sed más sensibles y menos lógicos. Sed cada vez más del corazón y vuestra vida será un absoluto gozo”. 

Es la mente la que siente la perturbación y la miseria. Ramana Maharaj.   Si vives en el corazón no existe nada de esto.

Pérmitete ser débil, fallar, no tener éxito, equivocarte, fracasar, caer una y otra vez… porque  “Dios, bendice al que sabe hacerse pequeño”…

Y como de vida sencilla se trata, artículo sencillo también. No te voy a contar mucho más. Si lo breve es bueno, dos veces bueno. Y si es malo, también, así se acaba antes…ja,ja,ja…

Después del encuentro, sentí mucha paz, bienestar… Estar en presencia de personas sabias, compasivas, serenas, profundas para mí es el mejor bálsamo de bienestar.  Es un regalo.

Tanto… , tanto… que me entró mucha hambre y decidí ir a comer lechazo, plato típico de esa zona de Burgos. A lo cual también te animo… ;).   Además muy cerca de Silos tienes “La Yecla”, Covarrubias, Lerma, un parque temático del oeste…    Vamos, que totalmente recomendable para pasar un fin de semana…

Ying y yang, ¿no?

 

 

 

 

Share